miércoles, 2 de septiembre de 2015

Letras desde Malvinas: diario personal de María Sáez de Vernet desde su llegada a la isla Soledad en el mes de julio de 1829


“Diario de 1829 en Malvinas”

Julio 15 - Descansé un momento y volví a hacer la tentativa de caminar, más fue en vano, pues no igualaban mis fuerzas al deseo que tenía de llegar a las casas. La ama seguía con los chiquitos (los que iban cargados por marineros y criados). Brisbane propuso ir en busca de una silla o catre para conducirme y al poco rato volvió con una silla del brazo y en ella me condujeron, un marinero se sacó una corbata de lana del cuello con la que me abrigó la cabeza.
Pasando por debajo de una barranca donde no daba el sol había un montón de nieve, me alcanzaron un poco para que la viera, lo que tanto halagaba mi vista por su blancura y brillantes pero luego al tomarle la mano sentí su frialdad no quise por más tiempo contemplar su hermosura pasé por el puente me detuve a observar un arroyo cristalino de agua dulce, que pasa por debajo, cuyo ruido atrajo mi atención.
Llegué a las casas y lo primero que ví fue una infinidad de negras chicas y grandes salir a recibirme, haciendo las mismas demostraciones de contento que los negros.
Me acosté en la cama de uno de mis hermanos, luego que respiré con libertad despaché a un peón a la Estancia con una carta a Loreto avisando mi llegada, al poco rato me trajeron varias de las aves que hay aquí las que me parecieron hermosas, Emilio y Loreto no nos esperaban por tan avanzada que era ya la estación, por lo tanto no habían concluido mis habitaciones.
Nos alojamos en el cuarto de Emilio, y él en uno de altos, la ama y los chiquitos en otro al lado del nuestro, acomodada así aunque con mucha estrechez me hallaba dichosa en haber abandonado el buque, cuya cama aunque muy cómoda, con buen servicio, y abundancia de provisiones me era insoportable por el mareo, Emilio volvió a bordo y se explicó nuestro desencuentro del modo ya indicado, está más gordo y sano que nunca.

Jueves 16 de Julio - Día nublado desembarcó don Julio con la mujer doña Mariquita pero no habiendo aún comodidad para ellos se volvieron a bordo, ya estaba impaciente por ver a Loreto cuando en esto llegó un peón de la Estancia pidiendo para Emilio una cosa que necesitaba y le mandó un asado con cuero cuya vista estimuló mi apetito, en efecto, tomé de él un poco era tan gordo y sabroso que no cesaba de decir a Vernet si lo tomaría nuestra madre tan bueno en Buenos Aires, acordándome que había salido de allí en medio de la escasez.

Viernes 17 de Julio - Día nublado con viento fuerte. Traté de dejar la cama temprano y Sofía lo que me vio levantada no me quería dejar lo que durante la navegación no quería estar conmigo porque me veía siempre en cama.
Al poco rato después de levantada me avisó la negrita Carlota que llegaba Loreto, con este anuncio me quedé sin poder caminar ni hablar y no haría sino gritar, quise dejar a Sofía para poderlo abrazar con más libertad, pero ella no me dejaba y en esto nos abrazamos comprimiéndola lo que la hacía llorar con mucha fuerza toda asustada.
La primera pregunta fue para nuestra madre y familia y aquí seguimos él admirado por mi estado de flaqueza y yo por su corpulencia no dejaba de decirme que pronto me pondría como él y hacerme preguntas de sus amigos. Esta noche fue la primera que dormí tranquila pues carecía de ésta desde que salí de Buenos Aires.
Cada día adquiero más fuerzas, cuya falta es mi única enfermedad.

Sábado 18 de Julio - Sigue el mal tiempo asimismo se pusieron los capitanes con Emilio y Loreto a hacer una casa provisional de tablas para alojar a las familias alemanas que los días anteriores se habían acomodado en las piezas de altos, las que nos hacen falta para las provisiones y muebles.
Hoy mismo se concluyó la obra y la familia se han acomodado. Mi pieza principal se ha concluido de entablar y blanquear y no espero sino que llegue la cal y la colocación de una buena chimenea de hierro para pasarme a ella.

Domingo 19 de Julio - Mal tiempo con viento fuerte desembarcaron las provisiones y muebles vinieron los negros del pescadero que todavía no conocía e hice quedar algunas de ellas que he elegido para el servicio entre ellas la que pienso mandar a mi madre en Buenos Aires, con el objeto de que vaya poniéndose algo de lo que es el servicio hasta que llegue el caso de irse.

Lunes 20 de Julio - El mismo tiempo y viento. Me pase hoy a mi nueva habitación esta tiene dos grandes ventanas que miran a la bahía por donde entran los buques. Se desembarcó el piano el que llegó sin recibir daño alguno, todos bailaron menos yo que apenas tengo cara para tocar mal el piano.

Martes 21 de Julio - Nublado hizo a la noche temporal con vientos fuertes. Me fastidia mucho la continuación del mal tiempo lo que hace aparecer este lugar más triste de lo que es.

Jueves 23 de Julio - Nublado con intervalos de sol, puso el herrero un caño más largo a la chimenea por haber humeado para lo que se usan planchuelas de hierro y unos grandes estanques de ese metal que tiene la corbeta Urania que naufragó a una legua distante de aquí, de donde Emilio hace traer leña y lucin que aquí llaman té de Malvinas.

Viernes 24 de Julio - Buen tiempo impaciente por aprovechar tan hermoso día salí sin esperar a Vernet me encaminé hacia el arroyo del puente y queriendo beber del agua tan cristalina que veía correr pedí un vaso en la casa más próxima y con ese motivo vi lo bien que se habían acomodado alguno de los nuevos colonos. No sentía frío alguno, sin embargo de llevar la cabeza descubierta y hablando sobre la hermosura del pasto, siendo tan verde y tupido que parecía se pisa sobre una alfombra, este hombre me dijo que en su país la Alemania permanece la nieve por cuatro, cinco o seis meses en el suelo y no podía concebir se ponderaba tanto en Buenos Aires el frío que hacía en esta isla cuando no veía sobre el suelo nieve alguna, pues cuando la hay no dura sino dos días sin derretirse, encontramos un pequeñito manantial que sale de un costado de una loma como de una cuenca circundado de una infinidad de plantas de varias clases, probé esta agua y me ha parecido la mejor que he tomado en mi vida, me resolví no tomar otra mientras estuviese en la isla.
Me acordé de mi hermano Domingo que es tan afecto a la buena agua. La vuelta a casa me encontré con un alemán cargado de aves de hermosas plumas y muy gordas.

Sábado 25 de Julio - Muy buen tiempo. Un momento después de haber dejado la cama fui hasta el arroyo del horno; me siguió la vaca que traje de Buenos Aires parece conocerme este pobre animal por haber tenido el cuidado de hacerle dar de comer durante el estío llega aquí flaquísima que apenas podía caminar, pero ya se repone y no ha dejado de darnos leche un sólo día y la cría se le murió.

Domingo 26 de Julio - Sigue el tiempo el día ha sido más frío que los anteriores, salí con Loreto y Vernet me llevaron sobre una loma donde pastorearon las ovejas, de vuelta al pasar por un arroyo se echó Loreto sobre el verde a beber agua los chiquitos le imitaron.

Martes 28 de Julio - Buen tiempo. Volvió Loreto con 11 reses, partes de las que entregaron al Bergantín Betsie.

Miércoles 29 de Julio - Buen tiempo con intervalos de nieve, vi por la primera vez el campo todo blanco, lo que me parecía muy bonito mirado del lado de la chimenea, los chiquitos se entretuvieron en hacer bolitas que haciéndolas rodar se hacen cada vez más grandes.
Con regularidad de oficina meteorológica ha estado anotando diariamente el estado del tiempo y expresa aquí, como toda mujer sensible sus emociones ante los encantos de la nieve.

Jueves 30 de Julio - Buen tiempo, Loreto fue hoy a la estancia del otro lado de los cerros para traer 50 novillos y 12 vacas que serán destinadas para Statenland.

Viernes 31 de Julio - Buen tiempo. Hoy han muerto algunas ovejas han quedado de ellas 20 se atribuye el que le haya hecho impresión el temperamento en algo diferente al que tenían en la bodega, se han mandado a la isla al cuidado de Jacinto, donde hay mucho abrigo para los animales, por estar toda ella de un pajonal muy alto.

Sábado 2 de Agosto - Nublado y garuando todo el día, los capitanes comieron con nosotros a la tarde prepararon los negros sus tamboriles y las negras se vistieron con su mejor ropa adornándose con los abalorios que les traje de Buenos Aires, su baile es muy feo no se puede oir mucho tiempo los alaridos que dan todo el tiempo que dura el baile.
A las 12 de la noche se les mandó callar.

Lunes 3 de Agosto - Nublado y frío el día que por el mal tiempo no puedo salir, busco de qué ocuparme en casa por entretenimiento (generalmente es al lado de la chimenea) leyendo unos ratos, que por fortuna estamos provistos de muy buenas obras y otros en el piano.
De noche nos ocupamos más de la música en la que Emilio y Loreto han hecho progreso especialmente este último en el canto.

Martes 4 de Agosto - Muy buen día sereno y de un sol claro y despejado salí con Vernet y sin saberlo nos hallamos en el cementerio, hallamos sobre el sepulcro de un capitán de buque que murió en esta isla una inscripción hecha por los oficiales y demás de la tripulación escrita con letras blancas sobre una tabla pintada de negro, y cubierta con una bolsa de lona con marco de madera para impedir que la lluvia borre lo escrito.

Viernes 7 de Agosto - Claro con vientos fuertes, comieron los Capitanes con nosotros, a la tarde nos mostró Emilio una colección que ha hecho el verano pasado de flores silvestres de este campo, hay mucha variedad en las clases pero ninguna en tamaño.

Sábado 8 de Agosto - Claro con viento fuerte. Después de tomar el Te se despidieron los Capitanes hasta su vuelta de Georgia y Statenland.

Domingo 9 de Agosto - Muy buen tiempo. El Bergantín Betsie levantó el ancla y fondeó junto a Long Island donde recibió reses vivas para llevar a Statenland mi hermano Emilio y yo estuvimos sobre una barranca a la orilla de la mar hasta allí acompañamos a Vernet y Loreto que se iban en el Bergantín para volver a la tarde a mi regreso a casa tomé de la playa donde fue arrojada por el agua una esponja que desde aquel momento destiné para mi hermano Domingo a la tarde volvió Vernet con Loreto.

Miércoles 12 de Agosto - Chubascos de nieve con viento fuerte todo el día. Hoy se fue Doña Mariquita al pescadero de su marido va a hacer el cargo de dirigir la salazón de pescado este establecimiento dista media legua de casa.

Viernes 14 de Agosto - Buen tiempo, hoy se han hecho algunas velas para el gasto de la casa, muchas de las negras ya están diestras para este trabajo.

Sábado 15 de Agosto - Nublado con lluvia, buen tiempo a la tarde. Se corrieron tres carreras. Loreto ganó una a Guillermo Dickson y los peones corrieron las otras. El pueblo que se compone de ochenta habitantes asistió a las carreras.

Domingo 16 de Agosto - Día hermoso, la Betsie dio la vela para Statenland y dejar allá a Mr. Banks y su gente encargado de cortar madera y después irse de allí a Georgia en busca de nueve hombres que hace quince meses naufragaron en aquella Isla.

Lunes 17 de Agosto - Muy buen tiempo, buen día, por la mañana corrieron otra carrera Loreto y Guillermo este último la ganó.
Fue el bote en busca de lucen a la islita más inmediata.

Miércoles 19 de Agosto - Nublado y lluvioso, faltándonos el bizcocho y la galleta que trajimos de Buenos Aires nos hallamos en la dificultad de no haber en casa quien sepa hacer pan, Jacinto portugués que está en la Isla dice que él lo entiende, se ha preparado la levadura.

Jueves 20 de Agosto - El mismo tiempo y viento de ayer, los alemanes concluyeron su casa: Vernet les había destinado la que servía de Hospital a los españoles, las paredes son muy gruesas de piedra no les faltaba más que puertas y ventanas y habiéndolas puesto se han mudado las familias hoy.

Viernes 21 de Agosto - Tiempo variable. Se han muerto algunas reses para el consumo, las que hay más cerca de aquí son las que se crían flacas por el campo húmedo y se toman bastante por la inmediación y cuando no hay proporción de ir al sud en busca del ganado que se cría allí, que es gordo generalmente y tanto que es preciso matarlo allí mismo porque no llegan nunca a las casas, pues el que no muere a poco de que anda lo dejan en el campo por cansado pocas veces solemos tomar de esta carne por la distancia.

Sábado 22 de Agosto - Claro con algunos chubascos de nieve y viento. Hoy nos hizo Jacinto muy buen pan como nunca lo tomé en las panaderías de Buenos Aires.

Domingo 23 de Agosto - Buen tiempo. Las familias alemanas dieron baile a los criollos, uno de estos pasajeros de Buenos Aires en la Betsie tomó un arma cargada y peleó ebrio, amenazaba con ella matar a todo el que se le presentaba, luego que Vernet lo supo mandó prenderlo y amarrado le condujeron a una pieza que le sirve de cárcel.
Este acontecimiento hizo que terminara trágicamente la tertulia.

Lunes 24 de Agosto - Mal tiempo de mucha lluvia. Se han tomado algunas declaraciones sobre el suceso que ocurrió ayer.

Viernes 28 de Agosto - Sigue el mal tiempo. Loreto con los peones se fueron hoy a la Estancia que dista ocho leguas de aquí.

Sábado 29 de Agosto - Buen tiempo. Se colocaron cuatro cañones sobre la Barranca que está en el frente de la casa.

Domingo 30 de Agosto - Muy buen día de Santa Rosa de Lima, y por lo que determinó Vernet tomar hoy posesión de la isla en nombre del gobierno de Buenos Aires, a las doce se reunieron los habitantes se enarboló la Bandera Nacional a cuyo tiempo se tiraron veintiún cañonazos, repitiéndose sin cesar el ¡Viva la Patria! puse a cada uno en el sombrero con cinta de dos colores que distinguen nuestra Bandera, se dio a reconocer el Comandante. Se me olvidaba que Loreto llegó ayer.


Miércoles 2 de Septiembre - Buen tiempo. Volvió la lancha esta tarde trayendo dos lobos de un pelo, es la primera vez que veo esta clase de animales, me parecen horribles y son en extremo gordos.

Jueves 3 de Septiembre - Salí a pasear con Vernet y Emilio hacia una bahía que llaman San Salvador, y cuando más distraída iba sentí que dentro de mis pies salió un conejo, corría cuanto podía sin duda aturdido por mis gritos y dolor de haberlo pisado.

Domingo 6 de Septiembre - Buen tiempo. Me pasee por la playa y con los chiquitos juntamos mejillones y piedritas para mandar a Emilio y José María a Buenos Aires.

Lunes 7 de Septiembre - Muy buen tiempo. Fue la lancha a la Isla en busca de turba.

Martes 8 de Septiembre - Tiempo regular. Algunos ratos ha caído nieve, me fui a un arroyo donde suele haber abundancia de patos y becacinas, estuve largo rato recreándome en ver tanta abundancia y variedad de aves.

Sábado 12 de Septiembre - Algunas garúas por la mañana y buen tiempo a la tarde. Después del almuerzo observamos que un buque entraba y causó una alegría general, yo no sabía que hacer, sentía vehementes deseos de que fuese de Buenos Aires, queríamos saber la bandera de dónde era, al fin puso bandera de Buenos Aires, no lo quería creer, luego que fondeó se fue Loreto a bordo en un bote con cuatro marineros como le encargamos no se detuviera, volvió muy pronto con el capitán y Don Andrés Rozado, este nos trajo las cartas que enviaba Lanús, es difícil explicar el placer que me dieron, no las esperaba tan pronto de mi familia.
Después estos señores y los papeles públicos me han informado del estado del país, Vernet se fue a bordo y se trajo al Sr. Lanús.

Domingo 13 de Septiembre - Hermoso día. Tuvimos que ser acompañados todo el día por el Sr. Lanus y compañeros de viaje.

Lunes 14 de Septiembre - Alguna lluvia y chubascos de nieve. Nos acompañaron como el día anterior el Sr. Lanús y demás, no cesé de hacerles preguntas sobre Buenos Aires. Antes de comer se fueron a pasar al pescadero y se retiraron para abordo a las once de la noche.

Martes 15 de Septiembre - Hermoso tiempo. Pasé agradablemente como ayer, los botes de estas Goletas vienen a un arroyo cerca de casa con pipas a proveerse de agua para el buque.

Miércoles 16 de Septiembre - Buen día de mucha calma. El Sr. Lafont compañero de viaje del Sr. Lanús se ocupa mucho de examinar estas tierras y todo lo que ellas producen, este señor se duerme en la mesa cuando le hablan español y yo cuando él habla francés.

Jueves 17 de Septiembre - Hoy he escrito todo el día para mi familia en Buenos Aires.

Viernes 18 de Septiembre - Buen tiempo. Después del almuerzo se despidieron los amigos del Sr. Lanús, le entregué las cartas y encomiendas Vernet se fue a bordo con ellos para concluir allí sus cartas y entregarlas. Como el día era tan hermoso me fui con los chiquitos y la ama para la playa, para ver salir la Goleta allí vino el Sr, Lanús a despedirse, y luego que ví la señal de marcharse se volvió a bordo y vi dar la vela a La Goleta. Vernet volvió hicimos gran provisión de mejillones y nos volvimos a casa.

Domingo 20 de Septiembre - Algunos alemanes han ido a la pesca de lobos, bailaron los negros en la tarde como de costumbre todos los domingos.

Lunes 21 de Septiembre - Han ido los alemanes a Long Island en busca de costillas de ballenas para hacer palenques para atar las vacas.

Martes 22 de Septiembre - Se descuidó el boyero y se ha ido algún ganado del rodeo.

Jueves 24 de Septiembre - Buen día. Salió Loreto con un peón y un negro en busca del ganado perdido.

Viernes 25 de Septiembre - Nublado y alguna lluvia. A la tarde volvió Loreto sin haber encontrado el ganado extraviado. Recorrió la campaña del Norte pero por las muchas lomas es difícil poder hallar el ganado sino andando mucho.
Desde la ventana de mi dormitorio vi entrar una Goleta que fondeó entre las dos estivas a distancia de una legua de casa.

Sábado 26 de Septiembre - Tiempo regular. A las siete de la mañana desembarcó el Capitán de la Goleta que vi fondear ayer, almorzó con nosotros.
Hace 3 semanas que salió de Statenland dejando allí el Bergantín Betsie, este había perdido una cadena y ancla y roto el cabrestante por lo que se detendrían más de lo que pensaba.
El encargado del corte de maderas está contento de haberlas encontrado tan buenas. Vernet se fue con el Capitán a bordo después de comer, a ver si agrandándole los efectos que aquél ofrece hacen algún trato. En efecto lo hicieron y en seguida condujo la Goleta al Puerto.

Domingo 27 de Septiembre - Tiempo variable. Después de comer se fueron a pasear al pescadero el Capitán y su socio Don Julio que también se hallaba aquí.

Lunes 28 de Septiembre - Lluvia nieve y viento fuerte. Así mismo empezó a descargar el Capitán los efectos que Vernet le ha comprado, consisten en una cantidad considerable de galleta, harina, miel, aguardiente, té, café, porotos, ropa hecha de todas clases, pólvora y municiones, tres grandes botes balleneros, pipas y barriles, y algunas otras frioleras como pepino, encurtidos orejón de manzana delicada, vinagre, jabón ordinario y del de olor y algunos treinta y más de otros renglones. Recibió en cambio cueros y carne.

Martes 29 de Septiembre - Continúa el mal tiempo. Se desembarcaron el resto de los efectos y se canceló la cuenta lo que ascendió a mil cuatrocientos y más pesos.

Miércoles 30 de Septiembre - Hermoso día con Vernet y los chiquitos, estos se entretuvieron en juntar mejillones y yo en buscar mi llavero que había perdido el día antes, y con un vaso en la mano probaba el agua de cada manantial la que encuentro sumamente rica.
Pasó el capitán para abordo y nos dijo que enviaría el bote a buscarnos, en efecto lo mandó, fueron los chiquitos, cuando volvieron fue llenos de contento por haber recibido del capitán infinidad de caracoles y conchitas preciosas, a Luisita le regalaron una piel de nutria de mar para sombrero.

Viernes 2 de Octubre - Tiempo lluvioso. Salió la Goleta volverá de aquí a ocho meses cargada de Norte América por cuenta de Vernet pues así ha convenido con su Capitán.

Lunes 5 de Octubre - Buen tiempo. Habiendo leído ayer sobre la fundación de esta isla de la Colonia Francesa salí con Vernet en busca del lugar donde erigieron su primera habitación, fuimos por la costa de la mar, hasta donde los buques hacen aguada que es un hermoso arroyo que cae a la Bahía grande.
Al doblar una parte de la barranca alta que sobresale, sorprendimos más de cien patos de una clase que no vuela de modo que ganándoles el lado del agua se agarran fácilmente, llegados que fuimos me acosté sobre el pasto al calor del sol que era bastante fuerte, sin ser desagradable, me agradó mucho este sitio, es un valle cercado de lomas elevadas.
Sobre la cumbre que la teníamos a nuestra espalda se ven los restos del fuerte que hicieron los franceses, subimos a él, está colocado en el lugar más dominante por cuya razón lo habían mantenido los españoles.
Después de haber descansado seguimos nuestro camino guiándonos por las señas que nos había dado el libro citado, y vino a resultar ser una de las ruinas que se hallan a un lado del arroyo cerca de nuestra casa, aquí quedé sorprendida de ver se bañaban las negras en un día que no hacía calor para ello.

Jueves 8 de Octubre - Hermoso día. Después de almorzar salí con Vernet para el pescadero al llegar a la cumbre de una loma me detuve para gozar despacio de las hermosas vistas que se me presentaban.
De aquí presenta nuestro establecimiento vista de pueblito. Seguimos nuestro camino deteniéndonos varias veces, al pasar los arroyos llegamos al pescadero, la casa en que vive Doña Mariquita dista muy poco de la orilla del mar, a un lado de ella corre un arroyo de agua dulce, y al otro un manantial a la espalda tiene un galón que contiene los pescados salados.
Encontré este matrimonio muy contento lo que no dejé de extrañar, pues en los primeros días de su llegada aquí se quejaban por haber venido a un desierto, pero hoy se hallan bien acomodados en una buena casa y que nada les falta, dicen que les parece vivir en el Paraíso.
Se ha hecho allí mismo una gran pileta para salar los pescados cuando es tiempo de agarrar. Me volví tarde a la casa.

Viernes 9 de Octubre - Día hermoso. Salí a caminar con Vernet y los chiquitos hasta la ruina de la primera habitación francesa, nos detuvimos aquí a ver los chiquitos que se echaban a rodar desde la cumbre hasta la falda de la loma, no teníamos miedo se hicieran daño por estar cubierta de un pasto tan tupido y corto que la hace como un colchón. Sofía los quería imitar, pero mal lo pudo hacer pues no hace más de quince días que camina.
Los tres están sanos y robustos.

Sábado 10 de Octubre - Tiempo variable. A la tarde me pase en el jardín que está al cuidado de un alemán que estuvo empleado en la quinta de Holmberg en Buenos Aires, ha sembrado ya muchas semillas de hortalizas y un día de estos lo hará de flores.

Domingo 11 de Octubre - Día claro y sereno, cuando almorzamos entró el criado que cuida el ganado, traía siete huevos de patos que se había encontrado en el campo, suscitó una disputa sobre el tamaño de ellos relativamente al de gallina, y para salir de dudas se pesaron, resultaron tener los siete igual peso que veintiseis de gallina.
Poco tiempo después entró un alemán que me traía una gran porción de becacinas, son ricas y de un plumaje particular, al poco rato volvió el criado y trajo algunos huevos de abritanda con igual tamaño a los que antes había traído.
A la tarde vino Jacinto de la Isla trayendo una media tina que contenía doscientos huevos de pájaro Niño, en tamaño es igual a tres de los de gallina, tomamos algunos con el té y nos parecen muy buenos.

Lunes 12 de Octubre - Día claro y viento muy fuerte, el que me ha impedido salir y me ocupé en enseñar a las criadas los diferentes servicios de la casa, en lo que unas están muy torpes y otras progresan rápidamente, espero dentro de algunos meses estar servida a mi gusto.
El piano me entretiene muchos ratos.

Miércoles 14 de Octubre - Día templado. El negro boyero me trajo un pajarito nacido en el día, del tamaño de una nuez, corre muy ligero, le llaman a esta clase P'sekue, lo mantengo en el seno y le doy de comer en la boca.

Jueves 15 de Octubre - Nublado con poco viento. Hice dormir a mi pajarito en un canastito al lado de la chimenea durante la noche se apagó el fuego y por la mañana me lo alcanzaron a la cama casi muerto de frío, más no tardó cinco minutos en revivir completamente, corrió por la mesa nos hizo mucha gracia su pequeñez y resolución.

Sábado 17 de Octubre - Nublado y amenazando lluvia. Sin embargo salí hacia la puerta de entrada, de paso vi el cuidado que tenían las familias con sus vacas, todos los días limpian el sitio donde las atan, y le hacen camas de paja para los terneros, llegué al lugar donde tuve que recostarme el primer momento que salté en tierra, es bien notable el contraste que forma mi presente estado con la debilidad que entonces sentía, en este paraje piensa Vernet hacer un muelle y almacenes.
Mi pajarito se murió durante el día y los chiquitos tan sensibles a este pequeño acaecimiento reprobaban el que saquen los pichoncitos de sus nidos, y dicen que si pudieran encontrar la madre de unos patitos que les han traído se los llevarían, pero estos siguen criándose bien.

Domingo 18 de Octubre - Buen tiempo. Hoy nos ha pedido permiso para casarse el criado capataz de los negros, es el más ladino y de mucha razón, se han tomado los dichos.

Lunes 19 de Octubre - A distancia de cinco leguas se avistó un buque que bordejeaba para entrar.
Vernet se ocupaba en hacer mudar el asta bandera a un sitio más elevado que el que antes estaba, y habiendo visto el buque se dio prisa a concluir para poder contestar con ella, llegado el caso que el buque ponga la suya.
Todo el día se pasó en conjeturas, que buque y de donde, pues hasta oscurecer no se había aproximado bastante para conocerlo pues seguía bordejeando de noche. Creemos sea la Betsie.
A las once estando en conversación con Vernet que ya se había acostado y jugaba con Sofía que poco antes había entrado la ama a darnos las buenas noches oyó ruido en la escalera que va al almacén, fui al momento para averiguar lo que era, pregunté varias veces con voz alta y no habiendo sido contestada salió Vernet inmediatamente de la cama, observé que iba con las manos vacías, le dije llevara un arma agarró una espada y salió con intrepidez en busca del ladrón, se me ocurría a Telémaco cuando lo pintan entrando en los infiernos en busca de su padre Ulises con la diferencia que aquél le alumbraba la luna y a Vernet un farol.
En la primera pieza no encontró a nadie siguiendo a la segunda manteniendo la espada en actitud amenazante, mira a su izquierda y descubre una hermosa ninfa que toda asustada y casi desmayada yacía sobre una barrica de azúcar.
Era la hija de uno de nuestros colonos de aquí la siguió este diálogo Qué haces aqui?
Nada señor.
Qué has venido a robar?
Nada señor.
Vete sinvergüenza y tomándola de un brazo la puso en camino a la escalera ella se retiró con vivo llanto no tanto por arrepentimiento cuanto por miedo de la espada y su separación de la azúcar.

Martes 20 de Octubre - Tiempo variable. Me levanté más temprano que de costumbre y nos cercioramos sea la Betsie la que vimos entrar al puerto, izó la bandera, y tiró dos cañonazos, fue del mismo modo contestada.
Fondeó a corta distancia de casa, fui con Vernet y Loreto, luego que el Capitán nos vio envió el bote para nosotros. El Capitán Brisbane trae toda gente que dejó en Georgia, uno de estos nueve hombres vino sin pies que le fueron quitados por la nieve en todo el tiempo han estado en esa Isla desierta sanos y robustos.

Miércoles 21 de Octubre - Nublado pero sereno. El buque ha traído las maderas que necesitábamos y también doscientos pies de árboles de tres clases particulares, la corteza de uno de ellos pica como el ají, otro tiene un color amarillo que muchos creen sea palo de teñir, la corteza del otro es fragante como la guinaquina que llevan los indios a Buenos Aires. Me han traído una piel de nutria demás entera la he hecho rellenar para mandarla a Don Bartolo Muñoz de Buenos Aires.

Jueves 22 de Octubre - Nublado con algunas garúas.
Una mujer inglesa que fue a Statenland con su marido nos pide el quedarse aquí hasta la vuelta del Bergantín en donde piensa seguir para Buenos Aires, yo me alegro que se quede por ser buena costurera y desea ocuparse en mi servicio.
El Capitán Brisbane nos trajo la cabeza de un pájaro que se llama Albatros es de la Isla de Georgia, las alas tienen tres varas de largo y un pico sumamente largo.

Viernes 23 de Octubre - Mucho viento y algunos ratos viento y granizo. Se está haciendo un cercado de los palos que han venido delante de la casa sobre las barrancas que caen a la mar para hacer un jardín de todo este lugar cercado.

Domingo 25 de Octubre - Buen tiempo. A las once de la mañana se celebró el casamiento de Antonio y Marta, se juraron eterna fidelidad ante cuatro testigos y de los padrinos que fueron la ama y uno de los peones, firmaron la contrata y se convinieron en formalizarlos por la Iglesia cuando fueran a Buenos Aires, los padrinos les dieron convite y baile a la noche.
La ama, es la que se distingue de cantora entre los peones y como a cada décima que canta le regalan plata, con este aliciente no se pasa un día sin cantar. Jacinto me trajo quinientos huevos.

Lunes 26 de Octubre - Hermoso tiempo. Después del almuerzo salí con Vernet a caminar por la playa, hicimos que un bote del Bergantín nos pasase al lado opuesto, aquí encontré las primeras flores de primavera, son blancas y muy fragantes, internándonos encontramos con el sitio donde los españoles sacaban la turba para quemar, la vuelta a casa la hicimos por el camino real que habían formado las carretillas que iban en busca de aquélla.
Luego que llegamos a casa se presentó un peón suplicando a Vernet que tratase con el padre de Elisa la muchacha blanca que cuidaba a los niños para que su padre consintiese para que ella fuera su esposa.
El padre lo dejó al arbitrio de su hija quien contestó que no pensaba en eso todavía.

Martes 27 de Octubre - Nublado y algo lluvioso. Un piloto alemán que antes dirigía el pescadero quiere casarse también, con Elisa la que no ha dado contestación decisiva, otro de los paisanos se cree con más derecho por haber sido el primero que la pidió y por lo mismo piensa poner impedimento en caso que la pretendida se decida por algún otro.

Jueves 29 de Octubre - Muy sereno y temperatura agradable. Di un pequeño paseo hasta el arroyo al lado del cual hacían una huerta una de las familias alemanas, hallaban muy buena la tierra.
Cuando volví a casa había mandado Don Julio del pescadero un negro cargado de pescado es el primer día que se echó la red, donde fueron tomados cuatrocientos y muy grandes.

Viernes 30 de Octubre - Tiempo variable. Después de comer se entretuvo Vernet y los Capitanes en plantar una alameda de árboles desde la casa hasta el arroyo del Puente, forma una calle espaciosa y muy bonita.

Domingo 1° de Noviembre - Buen tiempo. A las nueve de la mañana se divisó un buque y a la una ya estaba distante media legua de casa, salió Loreto en un bote con el Capitán Brisbane. A las seis volvieron con la noticia, venía malo y que pedía con ansias lo bajaran a tierra el Capitán de esta Goleta, me ha compadecido su situación, se halla atacado de una enfermedad grave le hemos proporcionado los auxilios que por ahora puede prestar esta reciente población.

Lunes 2 de Noviembre - Día claro pero mucho viento. Se trasladó al enfermo a una habitación cómoda con chimenea hizo desembarcar algunas provisiones para agregar a nuestra despensa.

Martes 3 de Noviembre - Hermoso tiempo. Me incitó a dar un paseo el día claro y sereno lo verifiqué con Vernet y la ama con todos los chiquitos nos dirigimos al arroyo donde se toman agua los buques, allí encontramos a la Betsie con este objeto, hallamos el campo cubierto de lindas flores de todos los colores, y algunas de una fragancia deliciosa.
Emilito se divertía en hacer ramos de que Luisita hacia guirnaldas y se colocaba en la cabeza.

Miércoles 4 de Noviembre - Nublado y de mucho viento. Nuestro enfermo está un poco mejor (así lo cree el médico).
El Capitán hizo venir de abordo una pipa de huevos de Monte Egmont de un pájaro que hay en las islas, inmediatas, en este no los hay.

Viernes 6 de Noviembre - Muy buen día. Estuve en el muelle viendo embarcar peces para Statenland.

Domingo 8 de Noviembre - Muy hermoso día. A las cuatro de la tarde llegó un hombre que hacía 2 días había ido a juntar huevos de pájaro niño, ha dejado mil ochocientos en un sitio a la orilla de la mar para buscarlos después en un bote, trajo un pájaro niño vivo, es el primero que he visto tiene un plumaje color de oro sobre la cabeza.

Lunes 9 de Noviembre - Buen día. Se hizo a la vela la Betsie para Statenland y un momento después la Goleta en ella va el Capitán. Brisbane y Loreto, llevan postes para hacer plantar en diferentes bocas de penínsulas al Sud de esta Isla, para que sirvan de corrales al ganado volverán en 6 u 8 días.

Martes 10 de Noviembre - Continúa el buen tiempo. A las cinco de la mañana murió uno de nuestros criados ladinos, padecía de gota, ha sido sentido por todos y más por sus paisanos, no han cesado de llorar todo el día y de modo que me ha sido extraño, se reunían formando circulo a dar voces y sollozos, fue acompañado al cementerio por 15 de los otros negros y algunos blancos.

Jueves 12 de Noviembre - Muy buen tiempo. Dimos un paseo hasta el muelle Vernet con Emilio por mar en una canoa, tan inmediata a tierra que pudimos seguir conversando, la ama y los demás chiquitos seguían conmigo por la playa.

Viernes 13 de Noviembre - Viento fuerte y granizo. Hoy ha sido el primer día que oí truenos en Malvinas, más se dejaron sentir muy poco y no duraron una hora.

Domingo 15 de Noviembre - Nublado pero seco y sereno. Fui para caminar al lugar donde las negras traen la leña en el verano, es ocupación de estas y en el invierno de los varones.
La leña es un arbusto pequeño que se toma verde y asimismo prende y arde como la yesca se llama grullera.
Llegué a una gran piedra que está en el declive de una barranca alta, mirada esta piedra a la distancia de seis cuadras parece una gran casa blanqueada.

Lunes 16 de Noviembre - Ha garuado todo el día. Es muy raro cuando se pasa un día sin ver el sol, pues por muy mal tiempo que haya son generalmente insignificantes las lluvias.

Miércoles 18 de Noviembre - A las once de la noche llegó con el Capitán Brisbane, Loreto y tripulación, después de haber concluido el trabajo al que fueron.
Al pasar por un rincón donde hay abundancia de chanchos mataron algunos muy gordos.

Jueves 19 de Noviembre - Hoy me he paseado por el Puerto con Vernet y los chiquitos, pasamos al otro lado ha hecho un día de bastante calor, subió el termómetro hasta sesenta y cuatro grados.

Viernes 20 de Noviembre - Claro y hermoso. Ayer entró una Goleta en un puerto algo distante de aquí, el Piloto y algunos marineros vinieron hoy.

Sábado 21 de Noviembre - Nublado con viento fuerte. Se volvió el Piloto a bordo llevando caballos para que venga su Capitán, a la oración llegó éste, nos ha regalado algunas naranjas de Santa Catalina.

Domingo 22 de Noviembre - Hermoso día. Subió el termómetro hasta sesenta y ocho grados, el sol tan fuerte que me obligó a tomar quitasol, fuimos al pescadero todos los de casa con el huésped.
Echó la red Don Julio, más fue sin fruto pues no se sacó un solo pescado.

Lunes 23 de Noviembre - Vernet está en trato con el Capitán, sobre fletar la Goleta para mandarla al Brasil con cargamentos de pescados cueros y carne salada.

Martes 24 de Noviembre - Bueno y mal tiempo alternativamente.
Después de almorzar se fue Vernet con el Capitán y Emilio para en caso de agradarle cerrar trato, estamos viendo arder un islote que dista de casa muy pocas cuadras, está llena de muy buena paja y de la mejor turba que hay en toda la Isla.
Dos peones que han estado en ella cortando paja para techar casas dejaron fuego y con el viento tan fuerte que generalmente reina aquí se ha extendido y gran parte del islote está en llamas.

Miércoles 25 de Noviembre - Buen tiempo. El capitán Brisbane y Loreto con un bote y algunos marineros salvaron la ropa de los hombres que allí habían estado.

Jueves 26 de Noviembre - Nublado y ventoso a la tarde que era serena, y fuimos con Vernet a un lugar que llamamos de la Sofía, allí nos sentamos un gran rato parece, es muy hermoso sitio entre dos lomas de una altura considerable corre un arroyo de agua dulce, los chiquitos tomaban flores.

Viernes 27 de Noviembre - Muy buen tiempo. A las nueve de la mañana salieron tres botes llenos de gente, dos de ellos a unas piedras grandes que están a la entrada de la Bahía, a la pesca de lobos bajo la dirección del Capitán Brisbane, cuya tripulación contenía 20 hombres y Emilio llevando algunos palos fue con Vernet en otro bote con seis hombres para cerrar la boca de una península que servirá para guardar ganado.
Distan media legua de aquí por mar y por tierra dos, volvió Vernet a la oración.

Sábado 28 de Noviembre - Claro pero con mucho viento. No ha convenido Vernet en trato alguno con el capitán de la Goleta.

Domingo 29 de Noviembre - Muy buen tiempo. A las ocho de la mañana volvieron los botes que fueron a la pesca de lobos no encontraron ninguno por lo que presumen haya estado algún buque días antes y con esto se hayan ausentado.

Lunes 30 de Noviembre - Se hizo a la vela la Goleta del Capitán Bruks, hoy se han traído cuatro barricas de los huevos que se juntaron estos días pasados.

Martes 1° de Diciembre - Nublado pero sereno. Se trajo una botada de turba de la Isla, este es el tiempo en que se corta para dejarla secar para el invierno, de vuelta trajeron una porción de huevos de gaviotas estos tienen la yema color de sangre pero tienen gusto a pescado.

Miércoles 2 de Diciembre - Tiempo variable. Estoy con el pesar de ver gravemente enferma a la mejor de las negras, se halla tocada de una fiebre violentísima, no tiene más de veinticuatro horas de enfermedad y está en un delirio continuo, es la misma criada que había destinado al servicio de mi madre en Buenos Aires.

Jueves 3 de Diciembre - Muy buen tiempo. Loreto salió al campo con algunos de los peones, ha muerto hoy mi buena negra, lo siento sobremanera pues es una pérdida para mi madre; ninguna de las otras se encuentra tan a propósito para servir como lo era ésta, por su buen carácter y extremada docilidad.

Viernes 4 de Diciembre - Lluvia y viento. Vernet necesita separarse de aquí por algunos días al mismo lugar donde está Loreto que dista de aquí veintidos leguas por tierra y más de trescientas por mar, pero le he pedido quedarse por dos o tres días por hallarse mal otra de las negras.

Sábado 5 de Diciembre - El mismo tiempo del día anterior. Se enterró hoy esta tarde a la pobre Gregoria cuyo cadáver fue acompañado por todos sus paisanos, las negras lloraban todo el tiempo.

Domingo 6 de Diciembre - Muy buen tiempo. Hallándose ya mejor la criada Julia determinó hoy su viaje Vernet con el Capitán Brisbane y once hombres, han ido por mar, en casa me acompañan Mis Nims de quien ya he hablado y mi hermano Emilio.

Miércoles 9 de Diciembre - Muy mal tiempo. Hoy se han hecho trescientos cincuenta velas.

Viernes 11 de Diciembre - Sigue el mal tiempo. Algunos ratos se deja ver el sol, la ama ha resuelto quedarse, porque piensa casarse con uno de los peones, pero esto no se hará hasta que le traigan muebles que ha encargado a Buenos Aires para poner su casa.

Sábado 12 de Diciembre - Buen tiempo. Fondeó el Bergantín Betsie a las seis de la tarde, saludó con cuatro cañonazos, con lo que se le contestaron. Después del té se retiró el Capitán.

Domingo 13 de Diciembre - Lluvioso y de mucho viento. El Capitán me trajo un arbusto lleno de frutas de Statenland, es muy parecido a la mora, más no tan dulce y la hoja semejante a la de arrayan.
Mr. Bruks le mandó a Vernet algunas piedras minerales que contienen plomo y otros metales.

Lunes 14 de Diciembre - Hermoso tiempo. Se ha desembarcado alguna leña del Bergantin y varios árboles con bastante raíz, otro arbusto con una fruta parecida a la uva que abunda mucho en Inglaterra y Alemania, los que la conocen dicen que es muy buena, también algunas pieles de pájaros niños, que la pluma es aplomada y de color de oro.

Martes 15 de Diciembre - Tiempo variable. A las once de esta noche murió mi pobre Julia, tenía un mes de enfermedad hoy se le ha hecho chasque a Vernet porque tiene que despachar el buque.

Jueves 17 de Diciembre - Hermoso día, el Bergantín cargó algunos pescados por la mañana, a las 6 de la tarde llevó Vernet a Loreto, lo había dejado en el Sud para que viniera después con la gente por tierra, el chasque no encontró ya a Vernet y entregó las cartas a Loreto, el que luego se impuso de su contenido y determinó su viaje que verificó hoy mismo.
Salió de la Estancia a las tres de la mañana y llegó aquí una hora después que Vernet. He tenido el gusto de verlos volver, pero sintiendo ya la separación de Loreto. Está a la vista un buque.

Viernes 18 de Diciembre - Hermoso tiempo. Al mediodía subió el termómetro a 74 ½, se ha bañado mucha gente, a la una fondeó la goleta que vimos ayer, es buque pescador, desembarco el Capitán y después de comer mandó el médico a bordo para que viese a un hombre que traía enfermo.
Dice que al entrar aquí vio que pasaba una fragata con dirección al Cabo.

Domingo 20 de Diciembre - Hoy hemos estado todo el día acompañados por los tres Capitanes y Doña Mariquita Gavoci.

Lunes 21 de Diciembre - Llovió todo el día, Vernet ha fletado la goleta recién llegada la que piensa mandar al Brasil cargada de cueros, carne salada y pescado del que va de sobrecarga Emilio.

Martes 22 de Diciembre - Nublado y ventoso. Por tener que aprontar cartas y encomiendas para Montevideo y Buenos Aires cesa el diario que he llevado desde que desembarqué en esta Isla hasta la fecha.


Fuente: “Diario de 1829 en Malvinas” de María Sáez de Vernet [Extracto]


Nota del editor: La navidad de 1829 se acercaba y el nuevo año traería felicidad a la familia Vernet, nacía en nuestras islas una niña llamada Matilde, el 5 de febrero de 1830.

martes, 25 de agosto de 2015

Columnas de opinión: comenzó la triste y oprobiosa despedida de los cazas Mirage de la Fuerza Aérea Argentina luego de más de 40 años de servicios, entre ellos la campaña de Malvinas


El adiós al Mirage, en un país indefenso
           
De los 29 cazabombarderos de la familia Mirage que tenía la Fuerza Aérea Argentina, sólo tres aparatos están en condiciones operativas de volar y por muy cortos períodos. Esta limitación no es nueva; la entonces ministra de Defensa Nilda Garré, siete años atrás, había prohibido que volaran por la reiteración de accidentes. No obstante, desde entonces, nada se hizo para superar esta carencia.
Ahora, la Fuerza Aérea ha decidido la “desprogramación definitiva” -eufemismo que significa archivar los restos- de esos aviones, que fueron, durante décadas, el principal sistema de armas que tuvo la Nación para el control de su espacio aéreo. En rigor, se trata de una imposición de la realidad y de un reconocimiento tardío, pero siempre preferible a la mentira.
Los Mirage, en sus distintas versiones, prestaron servicios por más de cuatro décadas y ya no hay repuestos en el mundo para mantenerlos. Generaciones de pilotos los tuvieron como objetivos e instrumentos de su vocación. Hombres y aparatos fueron abatidos en Malvinas. Nuestro recuerdo y homenaje a los patriotas caídos que hoy están en el cuadro de los héroes. Dieron la vida cumpliendo con su deber, pese a las decisiones funestas e irresponsables de los que decidieron esa guerra.
Son comprensibles los sentimientos de los veteranos que despiden ahora formalmente esos aviones que son parte de nuestra historia. También queremos expresar un mensaje de esperanza a los jóvenes pilotos llenos de vocación, que admiran a sus veteranos y conocen las leyendas de sus aviones, pero que no pueden volar por falta de aparatos y de horas de vuelo. Vendrán tiempos mejores.
Del otro componente central del poder aéreo de la Nación, los Skyhawk A4, sobre un total contable de 33 aparatos - son un diseño de la década de los 60 - hay cuatro aviones operativos. Escasos tres aviones Pucará están en condiciones de vuelo. Con radares insuficientes para controlar nuestras fronteras, y que funcionan en cortos horarios por falta de presupuesto, son ilusorias las posibilidades de controlar nuestro espacio aéreo.
Del total de aparatos de la Fuerza (la enorme mayoría no son de combate e incluyen los helicópteros) sólo el 25 por ciento se encuentra en servicio. En el mes de julio, recibió un importante lote de repuestos de helicópteros Hughes, como donación de la Gendarmería Nacional que había dado de baja a ese tipo de máquinas por obsoletas.


Ninguna de las Fuerzas Armadas puede cumplir hoy con la misión principal que la ley les asigna, de esta situación fue informada la ministro de Defensa Garré por el Jefe del Ejército a mediados del 2008. Su equipamiento tiene un promedio de edad que supera los treinta y cinco años y su despliegue territorial requiere más del triple de los soldados que alista.
La Armada, con presupuestos que no alcanzan para completar siete días de navegación por barco y por año, no puede instruir adecuadamente a su personal. Sus misiles y torpedos están vencidos y el control de nuestro espacio marítimo es una mera ilusión. Nuestros ríos son autopistas para el contrabando de droga y otras mercaderías, mientras la Prefectura vigila el tránsito de vehículos en los lagos de Palermo, la seguridad en Puerto Madero, y la venta de divisas en el centro de Buenos Aires.
Los objetivos prioritarios de una política de seguridad en cualquier comunidad moderna son proteger la vida y la libertad de sus habitantes, asegurar la integridad territorial, defender sus recursos naturales y garantizar las decisiones soberanas del Estado.
Estos objetivos tienen como requisito y condición el control de nuestro territorio para permitir desde el ejercicio de las libertades individuales - afectadas por el delito común -, hasta evitar la depredación de nuestras riquezas, entre ellas la pesquera y el control del narcotráfico. No lo estamos haciendo.
La seguridad es una responsabilidad indelegable del Estado, requiere amplios consensos democráticos que coordinen, en sus niveles claramente diferenciados, las capacidades militares, las de las fuerzas intermedias de seguridad y las policiales, considerando los riesgos y amenazas según sus características específicas, que no dependen de su eventual origen territorial.
Frente a la retórica del relato y enfrentando francamente la cruda realidad, en materia de Defensa y Seguridad no hay soluciones mágicas. Si, deberemos buscar decisiones adecuadas.
Como sus efectos exceden el mandato de cualquier gestión de gobierno, serán necesarios- en el estricto sentido del término- acuerdos entre las fuerzas representadas en el Parlamento, que garanticen la perdurabilidad en el tiempo de las políticas que hagan posible la reconstrucción de nuestro sistema de seguridad y defensa, hoy en crisis.

Fuente: Clarín por Horacio Jaunarena 25/08/2015 

lunes, 17 de agosto de 2015

1850 - 17 de agosto - 2015 José de San Martín según la pluma de Juan Bautista Alberdi


Una visita a San Martín (Diario de un viaje a Europa) 

París, 14 de septiembre de 1843

El 1° de Septiembre, a eso de las once de la mañana, estaba yo en casa de mi amigo el señor D. M. J. de Guerrico, con quien debíamos asistir al entierro de una hija del señor Ochoa en el cementerio de Montmartre. Yo me ocupaba, en tanto que esperábamos la hora de la partida, de la lectura de una traducción de Lamartine, cuando Guerrico se levantó, exclamando: "¡El general San Martín!" Me paré lleno de agradable sorpresa al ver la gran celebridad americana que tanto ansiaba conocer. Mis ojos, clavados en la puerta por donde debía entrar, esperaban con impaciencia el momento de su aparición.
Entró por fin con su sombrero en la mano, con la modestia y el apocamiento de un hombre común. ¡Qué diferente lo hallé del tipo que yo me había formado oyendo las descripciones hiperbólicas que me habían hecho de él sus admiradores en América!
Por ejemplo: Yo le esperaba más alto, y no es sino un poco más alto que los hombres de mediana estatura. Yo le creía un indio, como tantas veces me lo habían pintado, y no es más que un hombre de color moreno, de los temperamentos biliosos. Yo le suponía grueso, y, sin embargo de que lo está más que cuando hacía la guerra en América, me ha parecido más bien delgado; yo creía que su aspecto y porte debían tener algo de grave y solemne, pero le hallé vivo y fácil en sus ademanes, y su marcha, aunque grave, desnuda de todo viso de afectación. Me llamó la atención su metal de su voz, notablemente gruesa y varonil. Habla sin la menor afectación, con toda la llanura de un hombre común.
Al ver el modo de como se considera él mismo, se diría que este hombre no había hecho nada de notable en el mundo, porque parece que él es el primero en creerlo así. Yo había oído que su salud padecía mucho; pero quedé sorprendido al verle más joven y más ágil que todos cuantos generales he conocido de la guerra de nuestra independencia, sin excluir al general Alvear, el más joven de todos. El general San Martín padece en su salud cuando está en inacción, y se cura con solo ponerse en movimiento. De aquí puede inferirse la fiebre de acción de que este hombre extraordinario debió estar poseído en los años de su tempestuosa juventud.
Su bonita y bien proporcionada cabeza, que no es grande, conserva todos sus cabellos, blancos hoy casi totalmente; no usa patilla ni bigote, a pesar que hoy lo llevan por moda hasta los más pacíficos ancianos. Su frente, que no anuncia un gran pensador, promete, sin embargo, una inteligencia clara y despejada, un espíritu deliberado y audaz. Sus grandes cejas negras suben hacia el medio de la frente cada vez que se abren sus ojos, llenos aun del fuego de la juventud. La nariz es larga y aguileña; la boca pequeña ricamente dentada, es graciosa cuando sonríe; la barba es aguda.
Estaba vestido con sencillez y propiedad: corbata negra, atada con negligencia; chaleco de seda, negro; levita del mismo color; pantalón mezcla de celeste; zapatos grandes.
Cuando se paró para despedirse acepté y cerré con las dos manos la derecha del gran hombre que había hecho vibrar la espada libertadora de Chile y el Perú. En ese momento se despedía para uno de los viajes que hace en el interior de Francia en la estación de verano.
No obstante su larga residencia en España, su acento es el mismo de nuestros hombres de América, coetáneos suyos. En su casa habla alternativamente el español y francés, y muchas veces mezcla palabras de los dos idiomas, lo que le hace decir con mucha gracia que llegará un día en que se verá privado de uno y otro o tendrá que hablar un patois de su propia invención. Rara vez o nunca habla de política -jamás trae a la conversación con personas indiferentes sus campañas de Sudamérica-; sin embargo, en general le gusta hablar de empresas militares.

Yo había sido invitado por su excelente hijo político, el señor don Mariano Balcarce, a pasar un día en su casa de campo en Grand Bourg, como seis leguas y media de París.
Este paseo debía ser para mí tanto más ameno cuanto que debía de hacerlo por chemin de fer [ferrocarril] en que nunca había andado. A las once del día señalado nos trasladamos con mi amigo el señor Guerrico al establecimiento de carruajes de vapor de la línea de Orleans, detrás del Jardín de Plantas. El convoy, que debía partir pocos momentos después, se componía de 25 a 30 carruajes de tres categorías. Acomodadas las 800 a 1000 personas que hacían el viaje, se oyó un silbido, que era la señal preventiva del momento de partir.
Un silencio profundo le sucedió, y el formidable convoy se puso en movimiento apenas se hizo oír el eco de la campana que es la señal de partida. En los primeros instantes, la velocidad no es mayor que la de los carros ordinarios; pero la extraordinaria rapidez que ha dado a este sistema de locomoción la celebridad de que goza, no tarda en aparecer. El movimiento entonces es insensible, a tal punto, que uno puede conducirse en el coche como si se hallase en su propia habitación. Los árboles y edificios que se encuentran en el borde del camino parecen pasar por delante de las ventanas del carruaje con la prontitud del relámpago, formando un soplo parecido al de la bala.
A eso de la una de la tarde se detuvo el convoy en Ris; de allí a la casa del general San Martín hay una media hora, que anduvimos en un carruaje enviado en busca nuestra por el señor Balcarce. La casa del general San Martín está circundada de calles estériles y tristes que forman los muros de las heredades vecinas. Se compone de un área de terreno igual, con poca diferencia, a una cuadra cuadrada nuestra. El edificio es de un solo cuerpo y dos pisos altos. Sus paredes, blanqueadas con esmero, contrastan con el negro de la pizarra que cubre el techo, de forma irregular. Una hermosa acacia blanca da su sombra al alegre patio de la habitación.
El terreno que forma el resto de la posesión está cultivado con esmero y gusto exquisito: no hay un punto en que no se alce una planta estimable o un árbol frutal. Dalias de mil colores, con una profusión extraordinaria, llenan de alegría aquel recinto delicioso. Todo en el interior de la casa respira orden, conveniencia y buen tono. La digna hija del general San Martín, la señora Balcarce, cuya fisonomía recuerda con mucha vivacidad la del padre, es la que ha sabido dar a la distribución doméstica de aquella casa el buen tono que distingue su esmerada educación. El general ocupa las habitaciones altas que miran al Norte. He visitado su gabinete lleno de la sencillez y método de un filósofo. Allí, en un ángulo de la habitación, descansaba impasible colgada al muro la gloriosa espada que cambió un día la faz de la América occidental. Tuve el placer de tocarla y verla a mi gusto; es excesivamente curva, algo corta, el puño sin guarnición; en una palabra, de la forma denominada vulgarmente moruna. Está admirablemente conservada: sus grandes virolas son amarillas, labradas, y la vaina que la sostiene es de un cuero negro graneado semejante al del jabalí. La hoja es blanca enteramente, sin pavón ni ornamento alguno. A su lado estaban también las pistolas grandes, inglesas, con que nuestro guerrero hizo la campaña al Pacífico.
Vista la espada, se venía naturalmente el deseo de conocer el trofeo con ella conquistado. Tuve, pues, el gusto de examinar muy despacio el famoso estandarte de Pizarro, que el Cabildo de Lima regaló al general San Martín, en remuneración de sus brillantes hechos.
Abierto completamente sobre el piso del salón, le vi en todas sus partes y dimensiones. Es como de nueve cuartas. El fleco, de seda y oro, ha desaparecido casi totalmente. Se puede decir que del estandarte primitivo se conservan apenas algunos fragmentos adheridos con esmero a un fondo de seda amarillo. El pedazo más grande es el del centro, especie de chapón donde, sin duda, estaba el escudo de armas de España, y en que hoy no se ve sino un tejido azul confuso y sin idea ni pensamiento inteligible. Sobre el fondo amarillo o caña del actual estandarte se ven diferentes letreros, hechos con tinta negra, en que se manifiestan las diferentes ocasiones en que ha sido sacado a las procesiones solemnes por los alférez reales que allí mismo se mencionan.
¿Quién si no el general San Martín debía poseer este brillante gaje de una dominación que había abatido con su espada? Se puede decir con verdad que el general San Martín es el vencedor de Pizarro; ¿A quién, pues, mejor que al vencedor tocaba la bandera del vencido? La envolvió a su espada y se retiró a la vida obscura, dejando a su gran colega de Colombia la gloria de concluir la obra que él había casi llevado hasta su fin. Los documentos que a continuación de esta carta se publican por primera vez en español, prueban de una manera evidente que el general San Martín hubiera podido llevar a cabo la destrucción del poder militar de los españoles de América, y que aún lo solicitó también con un interés, y una modestia inaudita en un hombre de su mérito. Pero sin duda esta obra era ya incumbencia de Bolívar; y éste, demasiado celoso de su gloria personal, no quiso cederla a nadie. El general San Martín, como se ve, pues, no dejó inacabado un trabajo que hubiera estado en su mano concluir.

Como parece estar decidido de un modo providencial que nuestros hombres célebres del Río de la Plata, hayan de señalarse por alguna originalidad o aberración de carácter, también nuestro Titán de los Andes ha debido tener la suya. Si pudiéramos considerarlo hombre capaz de artificio o disimulo en las cosas que importan a su gloria, sería cosa de decir que él habla abrazado intencionalmente esta singularidad; porque, en efecto, la última enseña que hay que agregar a un pecho sembrado de escudos de honor, capaz de deslumbrarlos a todos, es la modestia.
He aquí la manía, por decirlo así del general San Martín; y digo la manía, porque lleva esta calidad más allá de lo conveniente a un hombre de su mérito. Por otra parte, bueno es que de este modo vengan a hallarse compensadas las buenas y malas cosas de nuestra historia americana. Mientras tenemos hombres que no están contentos sino cuando se les ofusca con el incienso del aplauso por lo bueno que no han hecho, tenemos otros que verían arder los anales de su gloria individual sin tomarse el comedimiento de apagar con el fuego destructor.
No hay ejemplo (que nosotros sepamos) de que el general San Martín haya facilitado datos ni notas para servir a redacciones que hubieran podido serles muy honrosas; y difícilmente tendremos hombre público que haya sido solicitado más que él para darlas.
La adjunta carta al general Bolívar, que parecía formar una excepción de esta práctica constante, fue cedida al Sr. Lafond, editor de ella, por el secretario del Libertador de Colombia. Se me ha dicho que cuando la aparición de la Memoria sobre el general Arenales publicada por su hijo, un hombre público de nuestro país, escribió al general San Martín, solicitando de él algunos datos y su consentimiento para refutar al coronel Arenales, en algunos puntos en que no se apreciaba con la bastante latitud los hechos esclarecidos del Libertador de Lima. El general San Martín rehusó los datos y hasta el permiso de refutar a nadie en provecho de su celebridad.
El actual rey de Francia, que es conocedor de la historia americana, habiendo hecho reminiscencia del general San Martín, en presencia de un agente público de América, con quien hablaba a la sazón, supo que se hallaba en París desde largo tiempo.
Y como el rey aceptase la oferta que le fue hecha inmediatamente de presentar ante S. M. al general americano, no tardó éste con ser solicitado con el fin referido; pero el modesto general, que nada tiene que hacer con los reyes, y que no gusta de hacer la corte ni que se la hagan a él; que no aspira ni ambiciona distinciones humanas, pues que está en Europa, se puede decir, huyendo de los homenajes de catorce Repúblicas, libres en gran parte por su espada, que si no tiene corona regia, la lleva de frondosos laureles, en nada menos pensó que en aceptar el honor de ser recibido por S. M., y no seré yo el que diga que hubiese hecho mal en esto.

Antes de que el marqués Aguado verificase en España el paseo que le acarreó su fin, hizo las más vehementes instancias a su antiguo amigo el general San Martín para que le acompañase al otro lado del Pirineo. El general se resistió observándole que su calidad de general argentino le estorbaba entrar en un país con el cual el suyo había estado en guerra, sin que hasta hoy tratado alguno de paz hubiese puesto fin al entredicho que había sucedido a las hostilidades; y que en calidad de simple ciudadano le era absolutamente imposible aparecer en España por vivos que fuesen los deseos que tenía de acompañarle.
El señor Aguado, no considerando invencible este obstáculo, hizo la tentativa de hacer venir de la Corte de Madrid el allanamiento de la dificultad. Pero fue en vano, porque el Gobierno español, al paso que manifestó su absoluta deferencia por la entrada del general San Martín como hombre privado, se opuso a que lo verificase en su rango de general argentino. El libertador de Chile y el Perú, que se dejaría tener por hombre obscuro en todos los pueblos de la tierra, se guardó bien de presentarse ante sus viejos rivales de otro modo con su casaca de Maipú y Callao; se abstuvo, pues, de acompañar a su antiguo camarada. El señor de Aguado marchó sin su amigo y fue la última vez que le vio en la vida. Nombrado testamentario y tutor de los hijos del rico banquero de París, ha tenido que dejar hasta cierto punto las habitudes de la vida inactiva que eran tan funestas a su salud. La confianza de la administración de una de las más notables fortunas de Francia, hecha a nuestro ilustre soldado, por un hombre que lo conocía desde la juventud, hace tanto honor a las prendas de su carácter privado, como sus hechos de armas ilustran su vida pública.
El general San Martín habla a menudo de la América, en sus conversaciones íntimas, con el más animado placer: hombres, sucesos, escenas públicas y personales, todo lo recuerda con admirable exactitud. Dudo sin embargo que alguna vez se resuelva a cambiar los placeres estériles del suelo extranjero, por los peligrosos e inquietos goces de su borrascoso país. Por otra parte, ¿será posible que sus adioses de 1829, hayan de ser los últimos que deba dirigir a la América, el país de su cuna y de sus grandes hazañas?


"Felizmente, el pasado no muere jamás completamente para el hombre. Bien puede el hombre olvidarlo, pero él lo guarda siempre en sí mismo. Porque tal cual es él en cada época es el producto y resumen de todas las épocas anteriores." (La Cité Antique, de Fustel de Coulanges.)

Juan Bautista Alberdi

martes, 21 de julio de 2015

Columnas de opinión: la necesidad de una correcta aplicación de la Ley Nacional Nº 26.659


Malvinas: dar batalla en base a la ley

Por Fernando "Pino" Solanas. El senador nacional de Proyecto Sur analiza la situación de las islas al reglamentarse la Ley 26.659 de su autoría.

Luego de cuatro años, el Gobierno empezó a cumplir con la Ley 26.659 [*], de mi autoría, aprobada unánimemente en 2011. Es uno de los instrumentos más avanzados para integrar una estrategia de presión sobre el Reino Unido con el fin de que acate las resoluciones internacionales que instan a dialogar sobre la disputa en el Atlántico Sur. Londres también incumplió acuerdos bilaterales de cooperación y de seguridad militar, desde el restablecimiento de relaciones en 1989 mediante los equívocos y contraproducentes Acuerdos de Madrid. Esos instrumentos nefastos fueron impulsados por el menemismo y concedieron la ilegal explotación pesquera, la política de hidrocarburos en Malvinas y la promoción y protección de inversiones británicas en la Argentina mediante la vigente Ley 24.184. Incluso existe, desde 1998, un acuerdo de cooperación militar con la potencia usurpadora.
El kirchnerismo jamás criticó estos acuerdos ni planteó terminarlos. Y el gobierno mantiene un doble estándar: las mismas empresas detrás de la megaminera y de nuestras fuentes de energía (British Petroleum controla el 60% de Cerro Dragón) y a las que el gobierno apaña, están vinculadas a la exploración ilegal petrolera en el Atlántico Sur. Las compañías que controlan el 76% de la minera Barrick Gold, que opera en Pascua Lama- Cerro Veladero, tienen el 40,5% de las acciones de Anglo Gold Asanthi que explota Cerro Vanguardia y el 55,9% de Goldcorp que explota las minas Bajo la Alumbrera y Cerro Negro. Ese grupo participa en el paquete accionario de empresas que operan en Malvinas: 33% en Rockhopper Exploration y Borders & Southern Petroleum, 25% en Desire Petroleum y 37.8% en F#lkland Oil and Gas Ltd (FOGL). En 2013, Desire fue absorbida por FOGL.
El Banco Barclays, contratado por el gobierno para el canje de deuda de 2010, y el Banco HSBC son accionistas de Desire Petroleum y TD Asset Management, un fondo de inversión estadounidense que es accionista de Barrick Gold y Goldcorp, que en la provincia de Santa Cruz operan en Cerro Negro, contando también con el 7,4% de las acciones de la británica Rockhopper y el 7,5% de las acciones de su par Desire Petroleum. Por su parte, BlackRock Group, fondo de inversión del Bank of America, además de ser accionista de mineras como Barrick Gold, tiene participación en Rockhopper, Desire Petroleum y F#lkland Oil and Gas Ltd., contando en ésta última con el 49% de las acciones y correspondiendo el restante a PHP Billiton. A su vez BlackRock tiene el 3,53% del capital accionario de Repsol, el 5,9% de British Petroleum, el 3,0% de Telefónica de Argentina, mientras es accionista del Banco Santander y del HSBC. Goldman Sachs tiene pequeña participación en Borders & Southern Petroleum.
La ley 26.659 dispone fuertes sanciones a los intereses que actúan en nuestro país y que son accionistas directos o indirectos de las empresas petroleras presentes en Malvinas. Pero es evidente la falta de voluntad del gobierno para desarticular ese doble estándar que, por un lado, demanda a algunas de esas petroleras pero deja a resguardo los intereses de sus socios en Argentina continental, que también atentan contra nuestra soberanía y violan la ley.

Fuente: InfoSur 21/07/2015


* Ley 26.659 Se establecen las condiciones para la exploración y explotación de hidrocarburos en la Plataforma Continental Argentina.
Sancionada el 16 de marzo de 2011 y promulgada de hecho el 12 de abril de 2011.
[Nota del editor del blog]